Blog

Uso de fajas prenatales y postparto

PAU AVILA

¿Han escuchado que después del parto la mayoría de las mujeres que ya vivieron esa experiencia te aconsejan ocupar una faja? Porque su médico le indicó, o su matrona, pero realmente sabemos cuál es la indicación acerca del uso correcto de fajas prenatales y postparto?

Durante el embarazo, en semanas ya más avanzadas, el peso de la guatita puede comenzar a generar malestares posturales, lumbares y una alteración bastante común durante el embarazo es la alteración de la marcha, en donde la mujer adopta postura de “pato”, muy típica.

Es por esto, que un especialista en el área (médico, matrona o kinesióloga) pueden indicar el uso de este accesorio que busca como finalidad entregar estabilidad y contención idealmente complementándolo con kinesiología. Se utiliza por debajo del vientre conteniendo la zona lumbar y pélvica y actuando como “sostén” de nuestro abdomen.

Su uso se indica diariamente y dependiendo de cada caso, debe usarse durante la actividad (caminar, ejercicio, etc.) y no reposo (al dormir, por ejemplo.

Por otro lado, posterior al parto algunos profesionales siguen indicando el uso de faja abdominal inmediato y por uso prolongado en algunos casos.

Imaginemos que nuestro útero crece como si fuera un globo, aproximadamente 10 veces su tamaño, y al momento del parto le ponemos una faja alrededor que generará mayor compresión abdominal y por ende aumento de presión, y esa presión debe escapar por algún lado. ¡¡Hacia no tenemos salida ya que está el diagrama y hacia abajo tenemos nuestro piso pélvico!! Por ende, esa presión extra intentará salir a través de nuestro suelo pélvico, pudiendo generar lesiones tales como incontinencia de orina y prolapsos.

El uso de faja postparto será indicado en el caso de una cesárea o siempre y cuando se acompañe de la realización de actividad física guiada por kinesiólogas especialistas en el área.

Cuidemos nuestro cuerpo, él está diseñado para parir, pero debemos ayudarlo a recuperarse de manera consciente y sana para evitar que aparezcan patologías asociadas al exceso de uso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *